Al conocer la experiencia que había puesto en marcha la Fundación Germán Sánchez Ruipérez de "los fundamentales" me pareció una buena iniciativa para implantar en la biblioteca, además teníamos un espacio en la columna central que podía darnos mucho juego...

La adaptación de la idea de "los fundamentales" a la biblioteca de Morata de Jalón consistió en escribir a los escritores y Narradores que alguna vez habían estado en la biblioteca y hacerles una pregunta, "¿te gustaría participar?". Ellos nos tenían que mandar una lista de entre 8 y 12 libros que ellos consideraban como sus "fundamentales" (novela, cómic, ensayo... todo vale), y debían de acompañarla con un pequeño texto justificando el por qué de su selección. La idea es que los usuarios de la biblioteca, al ver la exposición de "fundamentales" tuvieran una recomendación de lecturas de escritores de una manera cercana, directa y ampliada con material multimedia.

La respuesta fue inmediata y abrumadora, ya que en una semana habíamos recibido multitud de "fundamentales"...

Conversación de Tim Bowley y Casilda Regueiro

Tim Bowley homenaxe 03

Foto de Sole Felloza en el homenaje que le hicieron a Tim en Atlántica 2015

Le pedí a Tim que me contara su vida pero empezó a la edad de universitario así que yo misma trataré de contar las pocas cosas que sé de su infancia. 

Tim Bowley, no era muy hablador, sólo hablaba para decir lo que realmente merecía la pena o para contar. Recuerdo haber pasado horas y horas de viaje con él, en nuestros 12 años de gira juntos y no hablaba casi nada, se limitaba a estar, a ser... 

Sobre su infancia sé que creció junto al mar, en un pueblito del sur de Inglaterra. Jugaba en la playa y por eso fue feliz sus últimos años en Coruña, viviendo junto al mar. 

Sé que en los años 50, la época de su infancia, justo después de la segunda guerra mundial, la vida era dura. Él tenía varios hermanos, creo que eran cinco y él era el penúltimo. Sé que los mayores eran mucho mayores que los dos últimos.

Su padre era un hombre realmente desafortunado, negocio tras negocio se iba arruinando y volviendo a rehacerse a duras penas. Una vez incluso sus socios comerciales le estafaron, se quedaron con todo el beneficio de lo que iba a ser su primer buen negocio. 

Sé que murió de cáncer de intestino cuando Tim tenía 12 años. La última imagen de su padre fue en el hospital, entubado, con mirada de dolor en los ojos… Tim nunca olvidará esa imagen terrible que le ha marcado toda la vida. Me pregunto si no es la razón por la que varios cuentos de Tim empiezan con un padre muerto.

De su infancia no sé mucho más. Hasta la juventud. 

Sentados en la mesa con las piernas colgando, sonriendo a quienes van entrando y sentándose en el aula, biblioteca o lugar donde se vaya a celebrar la sesión de narración, así es como recibían Tim y Casilda primero, Tim y Charo después, a los cientos, miles de adolescentes navarros que han tenido la suerte de escucharlos a lo largo de muchos años.

Fue a principios de este siglo, cuando los vimos por primera vez. La novedad estaba servida, pues ofrecían sesiones de narración bilingües en inglés y castellano que, cuando menos, sorprendían. No teníamos muy claro si Tim contaba y Casilda traducía, si contaban la misma historia de forma paralela pero cada cual con su estilo, si… Muchas eran las dudas sobre este nuevo formato, sobre todo porque nos costaba imaginar cómo se podía contar de este modo sin que la narración perdiera frescura, espontaneidad. Nos consta, de hecho, que su relación comenzó así, traduciendo Casilda a Tim, pero cuando vinieron por primera vez a Pamplona, lo que vimos no tenía nada de traducción, era algo mágico, único. Dos voces, dos idiomas, dos tonos dando vida al mismo relato de una forma tan coherente, coordinada y compenetrada, que rompían todos los esquemas, todos los prejuicios. No es que el relato no hubiera perdido frescura, es que la ganaba. Dos magníficos profesionales dando forma a bellas historias cuidadosamente seleccionadas y estratégicamente desarrolladas.

¿Se puede sonreír y tener gesto serio a la vez? También cuesta imaginarlo, pero se lo hemos visto a Tim en multitud de ocasiones. La sonrisa con la que reciben a los adolescentes se complementa con una sutil elevación de ceja, con la mirada fija en quien - ya sentado todo el mundo-, tarda en guardar silencio, un gesto suave, calmado, pero firme. ¡Funciona! Se hace el silencio y sin mucha dilación, entran en la primera historia.

Charo Pita entrevista a Tim Bowley

TimYCharo

A veces, la tecnología se vuelve amiga y logra milagros como salvar las distancias a golpe clic. Hoy es uno de esos días en que la celebro: sentada en la mesa de mi salón hago en un segundo miles de kilómetros para ver y hablar con uno de los narradores que más han hecho por la narración oral en España. Y es para mí un placer, un honor y una alegría poder entrevistar a Tim Bowley, compañero de trabajo, amigo y maestro en las artes de la narración y la vida. Imposibilitada por el medio para haceros llegar la cadencia de su voz, siempre tranquila, intentaré apresar sus palabras. La entrevista se la hice en español y, en la medida de lo posible, me gustaría mantener su manera de decir, esos giros extranjeros tan característicos, capaces de dotar de sencillez la profundidad de sus afirmaciones. Por el camino, muchos momentos de risa (intenté señalar alguno de ellos), algunos tropiezos (se me acabaron las pilas de la grabadora, ¡glup!, eso no lo señalé) y mi enorme respeto y cariño por este mago de los cuentos. 

Más artículos...