La narración oral es un arte que por sí sola se sostiene en un escenario gracias a la voz y otros recursos del narrador, de la narradora, lo que no es óbice para la experimentación o la fusión con otras disciplinas; tal vez de todas la música es la que, de forma natural, da como resultado un maridaje más sublime con la narración oral, porque la musicalidad es inherente a las palabras. 

En este boletín de febrero queremos explorar ese territorio de intersección entre música y narración oral y algunas de sus infinitas posibilidades. Y para ello hemos buscado la mirada de músicos que realizan sesiones a dúo con profesionales de la palabra. 

Queríamos saber qué creen que aporta la música a los cuentos y viceversa, cómo viven el proceso creativo con los cuentistas, qué obstáculos y satisfacciones encuentran en esta combinación y a la hora de ponerla en escena, etc.  

Hemos encontrado interesantes reflexiones y hallazgos tras sostener varias charlas con los siguientes músicos:  Iosu Lizarraga (acompaña a la narradora Inés Bengoa); Diana Ojeda (Beatriz Aguado); Elena Jiménez (Filiberto Chamorro, Diego Magdaleno, etc.); Daniel Puig (Raquel López); Karina Lacourtois (Cristina Temprano); Uxía López (Elia Tralará); y Sonsoles Penadique (Vero Rilo). 

Os invitamos a leer "Cómplices de la palabra" el artículo que compendia estas conversaciones, creemos que puede abrir ámbitos de reflexión a quienes tengan la curiosidad de asomarse a su contenido.