versió en català

El festival EVA, En Veu Alta (En Voz Alta) se viene celebrando desde 2005 en la comarca del l’Alt Penedès, es por lo tanto un festival comarcal en el que participan hasta nueve municipios y en el que se celebran entre 25 y 40 espectáculos de narración, en su mayoría para público adulto, aunque en las últimas tres temporadas también se ha dado cabida al público infantil. En 2010 se unió un emplazamiento nuevo: Pradell de la Teixeta (Priorat), que este año ha cumplido 8 años. Ambos certámenes se organizan en el mes de junio y julio. En 2016 se añadió Gurb (Osona), en formato ciclo, con espectáculos a lo largo de todo el año. Y, este 2017, se suma el Monasterio de San Lorenzo de Guardiola de Berguedà. Este 2017 el Festival En Voz Alta ha entrado a formar parte como Festival estratégico de la Diputación de Barcelona. 

Por todo esto se puede afirmar que el EVA, más que un festival, es una familia de festivales.

El EVA es un festival con un formato original y una especialización contrastada que busca difundir la narración, la tradición oral y la fuerza de la palabra. Recoge las tradiciones y costumbres de los lugares donde se realiza, pero sin olvidar nunca los de otros rincones del mundo, siempre con un importante contenido tradicional e histórico que forma parte de la memoria y el patrimonio. La singularidad de la temática de los espectáculos implica también una localización especial: espacios únicos, que transmitan emociones y sensaciones de por sí.

Los espectáculos de narración incluyen narración tradicional y contemporánea, pero también otras manifestaciones de la oralidad como cantos polifónicos, cantos improvisados de tradición (de territorios catalanoparlantes, vascoparlantes, valencianos o baleares hasta el momento), espectáculos de sala y de calle. También incluye espacios de formación con jornadas de debate y reflexión sobre narración, cursos de glosas, y proyecciones cinematográficas de documentales basados en la tradición oral. 

La filosofía de este festival se inspira en aquellos maestros y artistas de la República que iban allí donde no había escuelas ni bibliotecas, y hacían escuela. Igualmente sucede con el EVA Festival, se acerca al territorio y aproxima la cultura a todos los segmentos sociales y territoriales, con una voluntad conscientemente descentralizadora de la capital catalana (Barcelona) y de la capital de comarca (Vilafranca del Penedès) para ir a otros municipios. De esta manera se consigue proximidad y contacto con el público.

Es relevante la importancia que se da a la palabra desnuda en todo el festival, por lo que los elementos técnicos y escenográficos quedan excluidos de los espectáculos: quien no se vale por sí mismo, sin escenografías o recursos técnicos, no tiene cabida. Importa, fundamentalmente, la palabra sola, viva, ya sea cantada, contada, recitada o dramatizada.

El programa del festival está en catalán pero los espectáculos son, indistintamente, en catalán o castellano y para cuando tenemos narradores de otras lenguas, siempre se les insta a hacer alguna parte del espectáculo en su lengua materna: a fin de cuentas, una cosa son contenidos y otra la capacidad retransmitir con la musicalidad de las palabras.  Ah, y como peculiaridad del EVA Festival, se regala una manzana a cada persona del público en cada espectáculo, recordatorio de todo lo que EVA encierra: mitología, salud y cultura.

 

Jordina Biosca
Festival EVA, En Veu Alta
web / facebook / twitter / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar