Este oficio de contar me ha regalado con la posibilidad de viajar, de conocer gentes y lugares, de disfrutar de distintos públicos y de conocer a otros compañeros de oficio. Esa posibilidad de hablar con otros narradores, de verlos contar, siempre me ha resultado muy enriquecedora. Pero resulta que en la gran mayoría de los casos, no tenía la oportunidad de ver contar a otros compañeros porque se daba el caso de que mientras ellos narraban en un espacio, yo lo hacía en otro. En algunas ocasiones compartíamos sesión y podía escucharles un cuento, ya dicen que “peor es nada”. Pero el hecho es que a muchos de los narradores que conozco no los he oído contar.

Uno de los pilares de mi formación como narradora ha sido escuchar cuentos. Así que pensé ¿por qué no abrir un espacio en el que los narradores se puedan encontrar para charlar, intercambiar, contar y ver contar a narradores profesionales? Y de ahí surge el espíritu y la idea de Un Río de Cuentos. Sí, he de reconocer que esta propuesta nace pensando en los narradores y no precisamente en el público. Pero, como el público no solo nos es necesario sino que también es un gran maestro, la idea se fue afinando hasta consolidarse en dos objetivos: por un lado, brindar a los narradores un espacio de formación, reflexión, práctica e intercambio sobre el oficio de contar, y por el otro, ofrecer al público espectáculos de narración oral de calidad, todo en un fin de semana. Y así comenzó la andadura en el año 2007 tratando de cumplir todos mis anhelos: charlar, contar, ver contar, aprender y además hospedarnos en un lugar cómodo y disfrutar de una buena comida. Las circunstancias de aquel momento facilitaron encontrar el lugar y la fecha, que además cumplieron con otros dos de mis “requisitos”: un entorno bello, que resultó ser la población de Sort, en Lleida, y un buen clima, verano en el Pirineo catalán.

EL NARRADOR COMO GENERADOR DE ESPACIOS DE NARRACIÓN

El narrador oral tiene como responsabilidad fundamental el realizar un buen espectáculo, con honestidad, preparación y cuidado. Y en este trabajo nuestro camino es solitario; partimos de nuestro imaginario para crear o transformar, ensayamos e investigamos, y todo ello en una labor individual, y en muchas ocasiones con pocos frutos. Es cierto que en los últimos años se van generando proyectos de colaboración con otros profesionales e incluso se incrementa la participación de técnicos de iluminación, sonido… e incluso directores, pero en último extremo la decisión final es casi siempre solitaria.

Por ello es fundamental la existencia de festivales, encuentros y lugares donde los narradores puedan intercambiar labor creativa o simplemente contacto personal, se vuelve fundamental en nuestro oficio. Asimismo, el contacto directo con el público, en diferentes espacios de intervención y en un corto espacio de tiempo permite un mayor crecimiento a nuestros espectáculos (también para el publico es importante tener la posibilidad de observar a distintos narradores para generarse una opinión de lo que es la narración en realidad)

A modo de historia

En el año 2006 el festival de narración oral de Alcalá de Henares, que por aquel entonces se llamaba “Palabras en la calle”, propone a una serie de salas de ocio nocturno de la ciudad que acojan sesiones golfas. Una de estas salas fue La Corrala. La sesión golfa estuvo impecable tanto en público como en espectáculo. Fue una de esas sesiones que hacen oficio y que hacen público.

Al terminar, una persona del público se acercó para felicitarnos por lo que acababa de ver y para saber más. Quería saber dónde podía escuchar más cuentos, cómo mantenerse informado, quería más. Nosotros le tomamos su dirección de correo electrónico y a partir de ese día le mantuvimos informado de todas nuestras propuestas a través de nuestro boletín.

En septiembre de 2007 esta persona, Iván de Pedro, nos llama y nos dice que gestiona en esos momentos La Corrala. Y que él quiere cuentos en su sala. Así que nos reunimos con él y no fue difícil llegar a un acuerdo. Comenzamos a programar.

Desde octubre de 2007 hasta diciembre de 2008 se programaron y llevaron a cabo en La Corrala 34 funciones de narración oral para adultos semana tras semana, exceptuando los períodos vacacionales. Funciones todas ellas con narradores y narradoras nacionales e internacionales diferentes, sin una sola repetición. Funciones que gozaron en la mayoría de las veces de gran calidad y de una buenísima respuesta por parte del público.

 

¿Por qué un festival de cuentos?

La idea de organizar el Festival surge de la iniciativa de una de las socias de la entidad, la cual ha sido una de las fundadoras de la Asociación ASTURACTIVA (Animadores Socioculturales del Principado de Asturias) en la que se llegaron a programar cinco ediciones del Festival de Cuentos “Cuentos para un mundo posible” pensado únicamente para adultos. 

En 2007 se celebró el último festival organizado por ASTURACTIVA, coincidiendo también con el cese de actividad de la asociación, lo que dejó al público gijonés, sin su cita anual con la narración oral, que no sin ganas de ella, por lo que en 2010, y ya como Mar De Niebla, decidimos retomar la cuenta y las contadas, organizando el I Festival de Cuentos de Gijón.

 

Nuestros objetivos

  • Contribuir a recuperar la tradición oral y el gusto por las historias contadas
  • Aumentar la oferta cultural y de ocio de la ciudad de Gijón
  • Hacer partícipes de los actos culturales que se desarrollan en la ciudad a colectivos de diversa índole (discapacitados, toxicómanos, población reclusa).
  • Consolidar el Festival de Cuentos de Gijón como un referente de cultura y el evento más importante relacionado con la narración oral de la ciudad.