Dice Estrella Ortiz, en su artículo de este boletín, que la palabra que define la narración oral es 'dar' y en esta ocasión hemos querido regalar un espacio para la tradición oral en la primera infancia. Un lugar que pretende reavivar las ganas de contar estas pequeñas retahílas y juegos.  

 

Queremos dar cuenta de cómo se jugaban para que no sea solo una recopilación de su riqueza poética, sino un juego vivo, que se siga transmitiendo de viva voz, de vivas manos.

 

Dar a las familias un pequeño repertorio que poder compartir con sus bebés. Un punto de partida desde el cual recordar, investigar y hacer después sus propias versiones. 

 

Para ello hemos pedido a compañeros y compañeras cuentistas que trabajan habitualmente con primera infancia que nos grabaran un pequeño vídeo donde se pudiera apreciar la belleza de estas composiciones. Cada cual nos ha dado su arte como ha querido y Dani Borrón les ha proporcionado unidad a través de su edición de vídeo. 

 

 

A la buena ventura (Soledad Felloza)

 

Amona mantangorri (Saroa Bikandi)

 

Aquí hay una casa This is a house (Unpuntocurioso)

 

Arre Cabalo (Charo Pita)

 

La Casita (Charo Jaular)

 

De codín, de codán (Légolas- Carmen Fernández)

 

De codín, de codán (Carioca)

 

 ¿Dónde está el señor pulgar? Where is Thumkin?   (Unpuntocurioso)

 

En mi jardín (Cristina Temprano)

 

Este era un gato (Lili Cuentacuentos)

 

Estos piececitos (Laura Escuela)

 

Five Little Ladybugs (Estibi Mínguez)

 

 El huevo (Estrella Escriña)

 

Orquesta en las manos (Elena Revuelta)

 

Pinto, pinto (Soledad Felloza)

 

Pon gallinita pon (Légolas- Manuel Castaño)

 

 

Este artículo forma parte del Boletín n.º 97 - Tradición Oral en la primera infancia,

coordinado por Laura Escuela y Estrella Escriña

¡Arriba las manos! es una propuesta de Alicia Bululú, narradora oral y pedagoga sevillana en la que, a través de una postal, comparte 12 poemas, cancioncillas y retahílas dirigidas a la primera infancia.

Por un lado de la postal podemos encontrar las imágenes, a modo de fotos-resumen de los gestos que se hacen con las manos en cada poema, y, al otro lado de la postal, los textos. 

20211127 121900 min min

DSC 2047 ihg

Contar para bebés es cantar. Esta afirmación, que va más allá del estereotipo que nos sugiere la palabra canción, hace referencia a una emisión vocal más libre, pero entonada, medida y acompasada. Como apoyo para esta declaración tan rotunda, por fortuna he recordado a Steven Mithen, quien en su libro Los neandertales cantaban rap. Los orígenes de la música y el lenguaje dice lo siguiente:

El Festival FragaTcuenta surgió hace diez años en nuestra ciudad como una necesidad: una necesidad de la sociedad por volver a escuchar historias de viva voz, historias que habían quedado relegadas a los libros y a los niños. Ya andaban, hacia un tiempo, algunos de nuestros maestros y maestras organizando a grupos de madres y padres para contar cuentos en las clases, al entender la oralidad como un paso previo y complementario a la lectura. Además, en las bibliotecas programábamos tímida y esporádicamente a cuentistas del panorama nacional que solían sorprendernos con sus historias.

Estando así las cosas, un grupo de personas vinculados al municipio y relacionados con el ámbito de la literatura infantil y la narración oral propusieron al Ayuntamiento la programación de un festival de oralidad, como una forma innovadora de poner a la ciudad en el candelero cultural. La Corporación aceptó y las bibliotecarias y el resto de agentes culturales locales hicieron suya la propuesta.

CARTEL CONTADORES A 3

Nací y me crie en un entorno hispanohablante. Mi lengua materna (1) es el español. También se da la circunstancia que mi madre nació en un pueblito situado en las faldas de la Sierra Nevada de California y se crio en un entorno bilingüe (2) inglés y español.

El resultado de esta mezcla es que yo fui criado en español, pero desde bebé a mis oídos llegaron expresiones, rimas, cancioncillas, etc., en inglés. Cuando alcancé la adolescencia tenía una sólida base del conocimiento del inglés que hizo que, de manera natural, y con algún verano en los EE. UU. de por medio, llegara a ser bilingüe.

Llevo contando cuentos de manera profesional unos 9 años y casi siempre he contado en inglés. Casi siempre a un público cuya lengua materna es el español. Esto ha hecho que durante este tiempo haya adquirido una serie de herramientas muy específicas que uso a la hora de narrar. 

En los últimos meses he empezado también a narrar en español y resulta que parte del trabajo que he realizado hasta ahora para llegar a tener mi propia voz narradora no me sirve de nada. Resulta que una buena parte de esas herramientas que os comentaba antes no las puedo utilizar a la hora de narrar en español. En cierto modo es como volver a empezar y da algo de vértigo. Volver a esa inseguridad de la que ya me empezaba a librar. Aunque si lo pienso bien también es bonito poder librarme de ciertos vicios adquiridos. Volver a empezar, pero con ventaja.

Me doy cuenta de que mi voz narradora no puede ser la misma cuando narro en inglés y cuando narro en español. Lo he intentado, pero creo que mi cerebro no manda las ordenes correctas a mi boca, a mis ojos, a mis manos... ¿Será esta una consecuencia más de mi cerebro bilingüe?

Cuando llegué a Galicia yo era vegetariano. Así empieza uno de mis espectáculos y creo que la frase sugiere de manera bastante gráfica el choque que supuso para mí el traslado desde mi Turín natal a Santiago de Compostela. La palabra “era” indica el desarrollo sucesivo de los acontecimientos. En ese momento yo tenía 23 años, era un estudiante universitario a quien habían adjudicado la beca Erasmus para estudiar en el extranjero, y había decidido ir a Santiago porque era la universidad que ofrecía la estancia más larga. Además buscaba sol y calor, así que no podía haber destino mejor. Eso también da una idea de mis conocimientos previos respecto a la península ibérica. Me subí al avión sin saber ni una palabra de castellano y me encontré en una ciudad donde además se hablaba mayormente gallego. 

SimoneNegrin

Durante el año de Erasmus monté mi primera compañía teatral –en Turín me había formado paralelamente en las artes escénicas– y allí empezó el camino que años después me conduciría a la narración oral. El primer montaje era prácticamente sin palabras, en el segundo utilizábamos una serie de grammelots del inglés, el italiano, el japonés y el marciano, y finalmente llegarían los espectáculos en castellano y en gallego.

Hace unos meses escribí un artículo para Faristol en el que hablaba del viaje del cuento de tradición oral en los doscientos últimos años, un viaje que lo llevó de la boca al papel, del papel al cuarto de los niños y del cuarto de los niños a la boca de nuevo, en esta ocasión vestido de estrategia de animación a la lectura. En ese recorrido cambió el mundo y cambiaron los modos de vida enormemente, pero el cuento contado pareció encontrar nuevos lugares y nuevas bocas y orejas para seguir siendo. Terminaba aquel artículo contando que el empujón provocado por la demanda de narración oral (en muchos casos como estrategia de animación a la lectura, insisto) había logrado consolidar un colectivo de cuentistas profesionales que, poco a poco, fue siendo cada vez más consciente del valor de la oralidad y la importancia del cuento contado en sí mismo, sin otra intención añadida (fuera esta animar a leer, educar en valores, trabajar el ciclo del agua... o cualquiera otra).

Sin embargo hay otro protagonista que, al hilo de este interés por la tradición oral y el cuento contado, parece haber sido invitado a formar parte de esta renovada fiesta de la palabra dicha, se trata del cuentista popular, del narrador oral natural o tradicional (lo voy a llamar de las tres maneras indistintamente a lo largo de todo el artículo), el mismo que, a lo largo de miles de años, fue el garante de la pervivencia y transmisión de los cuentos tradicionales. 

Durante muchos años los folkloristas parecieron centrar sus trabajos en la compilación, comparación y estudio de los cuentos tradicionales, sin embargo, a mediados del S. XX, apareció la escuela sociocultural del estudio del folklore que se centraba en los cuentistas, en su capacidad para recordar los cuentos y en su habilidad para contarlos, y así fue cómo el narrador tradicional pasó a ser también objeto de estudio de los folkloristas.

Más artículos...