Contra todo pronóstico, el II Encuentro de Narración Oral de Canarias se realizó el pasado mes de noviembre, los días 27, 28 y 29, en el bello, como su nombre indica, municipio de Vallehermoso, en la isla de La Gomera.

No fue fácil: agendas comprometidas a nivel personal y temas presupuestarios a nivel institucional, complicaron las opciones. Ninguna propuesta terminaba de concretarse y parecía que el II Encuentro se celebraría en el 2016. Los ánimos no decayeron a pesar de las negativas y ya, a finales de octubre, supimos que nos volveríamos a encontrar en la isla de La Gomera gracias a la Concejalía de Cultura, Educación, Fiestas y Deportes del Ayuntamiento de Vallehermoso.

Con apenas un mes para organizar el Encuentro, narradores y narradoras de la Asociación Tagoral se pusieron manos a la obra. El equipo de trabajo estuvo liderado por Isabel Bolívar (Tenerife) y formado por Silvia Torrents (Tenerife) y Néstor Bolaños (Gran Canaria) con colaboraciones de Laura Escuela (Tenerife) y Omaira Morales (La Palma). Aprovechando los caminos creados en el encuentro anterior y la experiencia conseguida en el 2014 y 2015, apostamos por una programación que primase los espacios y momentos para conocerse y compartir, frente al dedicado a debates más profundos, pero sin perderlos de vista también.

El viernes 27 comenzó el Encuentro. La mayoría de los narradores y narradoras, de las islas de Tenerife, Gran Canaria y La Palma, viajaron juntos/as, por mar y aire hasta La Gomera. Ya en la isla, y después de una hora de bajar y subir montañas en coche, llegaron a Vallehermoso, al fabuloso “hotel rural Triana”, donde se alojaron en parejas, en habitaciones bautizadas con aperturas y finales de cuentos. 

Una vez acomodadas las maletas, las dinámicas de grupo para “romper el hielo”, magníficamente dirigidas por Silvia Torrents, sirvieron para conocernos y reconocernos justo antes de la primera sesión de narración oral conjunta del Encuentro, llevada a cabo en el mismo hotel y dirigida a público adulto, una de las condiciones de trueque con el Ayuntamiento.

Cada narrador/a asistente, trece en total, deleitó al público con un cuento de unos siete minutos, dando lugar a una agradable velada de cuentos de una hora y cuarto que terminó con un pequeño cóctel, acompañado por sabrosas galletas gomeras y mistela (licor del lugar). Bajo la luz de velas y estrellas, brindamos por el II Encuentro de Narración Oral de las islas, que acababa de comenzar.

El sábado 28 fue un día intenso de trabajo, para el que nos preparamos con un buen desayuno acompañado de microcuentos sorpresa. Caminamos hasta la Casa de la Cultura de Vallehermoso, donde empezamos la jornada de la mano de Omaira Morales, una de las organizadoras palmeras del encuentro 2014, haciendo una presentación de las conclusiones y acuerdos del año anterior, para situarnos y seguir construyendo desde lo anterior. Dando paso al espacio de debate sobre los tres temas más votados en la ficha de inscripción al encuentro: 

  • Necesidades y realidades del asociacionismo y colaboración en el mundo de la Narración Oral.
  • Estado actual de la Narración Oral en el ámbito profesional: cuánto se cuenta, dónde se cuenta, para quién, cómo, etc.
  • Proyectos en común: Fórmulas para crear un circuito interinsular.

Estos temas se debatieron en tres grupos, moderados por Néstor Bolaños (Gran Canaria), durante dos horas y media. 

Se analizó que, en la Comunidad de la Narración Oral, se puede actuar desde diferentes niveles: desde la individualidad, cuando cada narrador o narradora tiene su propio objetivo y se autogestiona desde su interés; o desde el grupo, generando objetivos, intereses y actividades comunes. En el contexto de las islas, el grupo se puede articular, además, desde el ámbito local, insular o regional. 

Teniendo todo esto en cuenta, se concluye: por un lado, que la participación grupal requiere de un grado de exigencia, dedicación y compromiso mayor que la individual y, por otro lado, que según el ámbito de actuación (local, insular o regional) se necesita  más comunicación, experiencia y generosidad.

Tras un pequeño descanso volvimos a la carga. La tarde estaba dedicada a exponer experiencias de Narración Oral. Isabel Bolívar (Tenerife) contó su trayectoria con los “Bebecuentos”, que definió como una experiencia para vivir en familia. Néstor Bolaños y Pilar Hidalgo (Gran Canaria) hablaron de “Llenos de Luna”, un grupo que comparte cuentos y experiencias cada luna llena desde hace cinco años. Y Alfredo Muzáber (Tenerife) enseñó un espectáculo de cuentos en preparación, “Cuentos Bordados”, inspirado en historias que nacen en los bordados tradicionales portugueses.

Con buenas sensaciones, nos dirigimos a la segunda sesión de narración conjunta, esta vez en la Casa de la Cultura y para público familiar. Fue un carrusel de creatividad y estilos, una acción extraordinaria de convivencia en escena, entre compañeros y compañeras y con el público asistente, que finalizó cantando y bailando sobre el escenario de la mano entusiasta de María Kapitán (Tenerife).

Cansados/as, pero con la energía que dan los cuentos, seguimos compartiendo experiencias, esta vez de la mano de Roberto Mendoza (Tenerife) que contó su proyecto “Senderos y Cuentos” consistente en rutas nocturnas por la naturaleza, aderezadas con narraciones. Y Omaira Morales (La Palma) compartió su “Experiencia en Educación”, uniendo cuentos y programaciones didácticas para el aula en su colaboración con la editorial Santillana.

Después de la cena aún quedaban ganas de hablar sobre el arte de contar cuentos, lo que dio lugar a una velada bajo las estrellas con confidencias, anécdotas, juegos y mucho más, que no podemos delatar en estas líneas. Lo que sí podemos decir es que las palabras y lenguas continuaron hasta las seis de la mañana.

El domingo 29 antes del mediodía, lo dedicamos a los compromisos, realistas y honestos, en torno a las conclusiones expuestas el día anterior sobre los tres temas hablados. Entre los compromisos más destacados están:

El apoyo a la creación del Club del Cuentero en 2016, idea iniciada por Laura Escuela para la isla de Tenerife, con la idea de responder a la necesidad de encontrarnos, hablar, compartir y buscar fórmulas eficaces para visibilizar de forma digna el sector.

También desde Tenerife, se propuso impulsar la Formación entre los y las componentes del gremio de la Narración Oral; tenemos mucho que aprender de cada uno/a. Esta iniciativa se concretó en un primer curso propuesto por Alfredo Muzaber  en torno a la técnica de sombras y objetos en escena, que será organizado por la Asociación Tagoral.

Por último, destacar el compromiso desde la isla de Gran Canaria para iniciar los trámites oportunos para que el III Encuentro de Narración Oral de Canarias se celebre en esta isla en el 2016 y romper así el ciclo de encuentros en la provincia occidental de las islas.

Para cerrar el Encuentro y valorarlo desde los puntos de vista “pesimista, optimista y realista”, se adaptó la dinámica de los 6 sombreros, dirigida por Isabel Bolívar, ganando el punto de vista optimista.

Llegó entonces el momento de hacer maletas entre fotos, mensajes motivadores, cuentos, naturaleza, chistorras, papas, mojo y vino para brindar por los cuentos y las personas que los rodean. Los abrazos sellaron los compromisos y volvimos a bajar y subir montañas, a viajar por aire y mar. Y ya cada cual en su isla volvió a la rutina con el recuerdo de lo vivido: un hermoso y provechoso fin de semana de cuentos y vida compartidos, soñando con más encuentros y Encuentros en el futuro. 

 

 

Documento elaborado por
Silvia Torrents, Isabel Bolívar y Néstor Bolaños
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar