Escribir en un blog es como escribir en tu cuaderno. Ese cuaderno que habrás escogido entre una variada oferta. Elegirás el cuaderno en función de lo que piensas escribir en él. La forma, la estética; la calidad de las hojas imprimirá a lo escrito en él una impronta personal. Escoger el soporte donde plasmarás distintas ideas, proyectos, reflexiones dará una relevancia a la escritura. Aunque sea casi de manera inconsciente. Como aquel príncipe que escogía el papel, la tinta y la pluma para escribir sentidas cartas a su amada lejana.

Un blog no es, simplemente, un soporte electrónico, sino el lugar donde se descubrirá una idea estética de su autor, normalmente en consonancia con lo reflejado en sus escritos, aunque sólo sea de manera imperceptible. El autor, escogerá entre distintas ofertas, o ideas, aquella que le inspire, que le haga sentir a gusto con lo que ve; para que, a la hora de escribir, su estética no le cree interferencias al plasmar sus ideas y creaciones.

¿Dónde estarán, entonces, las diferencias entre uno y otro? La intencionalidad misma de cada formato marca la diferencia. El cuaderno será aquello personal, lo que guardamos, lo que nos sirve a nosotros. El blog cumplirá la función de socializar lo que escribimos, bien sea información sobre nuestras actividades, reflexiones sobre cierto tema o difusión de temas de nuestro interés.

 

Al publicar un blog, en mi caso me planteo dos objetivos. Por un lado difundir información sobre mi actividad narradora, tanto en lo que concierne a los espectáculos como algunos textos que utilizo en ellos. Por otra parte, lo utilizo como un instrumento para difundir reflexiones sobre la narración oral, algo que considero imprescindible para evolucionar en la visión del oficio, tanto entre las personas que nos dedicamos a ello como a quienes, ajenas al proceso creativo, les interesa el tema, o a quienes, sin conocerlo, pueda despertar su interés. Esta cuestión es de vital importancia hoy en día, ya que la narración oral es una gran desconocida dentro de la creación cultural, muchas veces hasta entre quienes la practicamos. Reflexionar sobre la creación, sobre la narración oral y su implantación en la sociedad, tiene que ayudar en su difusión así como en una visión crítica de la misma, para poder evolucionar artísticamente, para reivindicar el lugar que merece.

Un blog es un instrumento más entre otros, para poder difundir y socializar aquello que nos interesa, nos preocupa o, simplemente, lo que nos pide salir de nuestra mente. La narración oral está necesitada de socializar las distintas visiones y reflexiones en torno a ella; de la difusión, no solo de aquello que creamos, sino de las razones que nos llevan a ello. Un arte que no se socializa es una paja mental.

 

JoxeMari Carrere

 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar