Tania Muñoz entrevista a Aurora Ruá

AuroraRuá

Aurora Ruá (Valencia, 1969) es autora del álbum ilustrado El señor del castillo, publicado en 2015 por la editorial Canica Books e ilustrado por Guridi. Aprovechando un momento tranquilo en su librería Alas, conversamos sobre cómo surgió el libro, sobre escribir, libros y cómo no, sobre castillos.

 

El señor del castillo nos cuenta la historia de cómo un niño jugando en la arena de la playa se puede convertir en señor de su propio castillo. Cuéntanos un poco sobre cómo surgió la idea del libro.

Pues en el caso de otros libros recuerdo el momento exacto en el que surgió la idea pero en este la verdad es que no hubo así un chispazo.  Supongo que fue a partir de la observación del juego de los niños en la playa. Que están ahí a su rollo, a su bola y en verdad cuando son tan pequeñitos parece que no hay tanta interacción entre ellos. Y me interesaba mucho ese juego a como si… Luego me enteré de que estaba hablando del juego simbólico y que es un etapa fundamental del desarrollo de los niños.

 

Porque además en el álbum se observa muy bien este doble plano real e imaginado.

Sí, es un álbum en sentido puro, en el que el texto se complementa con la imagen y sin esta no tiene sentido. Es la historia de un niño que se monta su propia historia.

 

Y en un libro en el que es tan importante la imagen, ¿cómo fue tu colaboración con el ilustrador, Guridi?

Pues la verdad es que fue un gustazo trabajar con él. Es un autor muy generoso con el que vi que la historia podía funccionar desde un principio. La sencillez y expresividadd de Guridi creo que casaba muy bien con el cuento. En este caso el texto ya venía con las acotaciones para cada entrada y la organizaciòn de texto e imagen. Y la verdad es que estoy muy contenta con el resultado.

 

También observo que a lo largo del texto aparecen elementos que pueden vincularse a este imaginario del castillo como la bruja, el lago, la poción, la propia construcción del castillo...

Pues sí. Siempre me ha gustado el tema de los castillos, el rey Arturo. Soy friki de toda la vida, vamos.

 

Sabes que ese es un muy buen titular...

Pero bueno, los temas que me interesan pueden ser bastante diferentes, depende también de cómo me venga la inspiración.

 

¿Cómo está funcionando el libro, Aurora?

Pues mira, este libro se publicó en la primavera del año pasado, sobre marzo de 2015 y la verdad es que si te soy sincera tampoco sé exactamente cómo van las ventas ni nada.

 

Tú ya lo creaste y a partir de ahí...

Sí, exacto. Pero sí que es verdad que hemos firmado con una editorial australiana y ya está en marcha su publicación en inglés, así que por ese lado muy contenta, porque son de aquellas editoriales que hacen una gran tirada. Y fíjate que al preparar la traducción pasó una cosa curiosa ya que en el texto aparece una palabra que es “mandoble”que al parecer no tiene traducción exacta en inglés y aparece como “un golpe con la espada cogida con las dos manos” y la verdad es que me pareció muy divertido.

 

Pero El señor del castillo no es tu primera obra de ficción. E investigando un poco en tu trayectoria veo que además tu obra es bastante variada.

Pues la verdad es que sí. Yo en realidad había escrito siempre pero porque antes me dedicaba a otra cosa, pues no había tenido tiempo para ponerme en serio. Yo creo que en realidad es una cuestión de tiempo, de tener espacio e intimidad para poder escribir.

 

Tener un tiempo de calidad. Si lo piensas bien ser escritora es ir un poco en contra de la vida que llevamos hoy en día, que parece que no tenemos tiempo para nada...

Pues la verdad es que sí. Por el trabajo y por estar criando a mis hijos pues no me pude dedicar tanto pero ahora ya que son mis hijos mayores, pues me he puesto a ello. Y sí que es verdad que empecé escribiendo una novela más larga para público juvenil pero en realidad después he hecho bastantes álbums ilustrados, precisamente por aquello de que el texto requiere precisamente menos tiempo.

 

Claro porque actualmente compaginas tu trabajo como librera con la escritura. ¿Cómo vives esto?

Pues bueno, voy aprovechando los ratos muertos para ir escribiendo y lo llevo bien. 

 

Pero tú antes eras abogada, ¿no?

Sí, antes me dedicaba al mundo jurídico que sí que no tiene nada que ver. Pero hay muchos abogados que se dedican a la literatura. Quizás porque son trabajos muy rutinarios, administrativos, burocráticos y poco creativos, la verdad.

 

A mí esto de la vida de los autores me interesa mucho, si te fijas bien incluso escritores muy reconocidos se dedicaron siempre a otras cosas...

Claro, yo creo que hoy en día es sobretodo una cuestión de necesidad, es decir, que esto del pluriempleo suele ser más porque no te queda otra que porque quieras dedicarte a dos cosas a la vez.

 

Aurora, y ya aprovechando que te entrevisto para AEDA, cómo lllevas la relación de tu obra con la narración oral. ¿Sabes si tus historias son contadas por narradores orales?

Pues mira, en el caso de este álbum lo veo menos para contar puesto que se trata de un texto muy ligado a la imagen, entonces lo veo más complicado. Pero en el caso de otros libros como un libro  que tengo que se llama Un cuento y 23 sonrisas sí que le pedí a una narradora oral de aquí de Valencia, Elisa Matallín 

 

Ah! Claro Elisa!!! Si es que el mundo es un pañuelo.

¿La conoces? Pues sí, le pedí a Elisa que participase en la presentación del libro y vino y lo hizo estupendamente. Los niños se quedaron totalmente fascinados y a mí me encantó. Es que es fundamental la gracia y la habilidad que tengas para hacer ese trabajo, porque yo, a no ser que sea en petit comité, no me veo contando.

 

Al final son dos trabajos que se complementan pero bastante diferentes...

Sí, sí, totalmente. Elisa suele venir con sus títeres a la librería y nos encanta. Yo  diría que en  el caso de Un cuento y 23 sonrisas mejoró el cuento y la gente aplaudió  a rabiar.

 

Me parece igualmente que ni contar ni escribir son dos cosas que en la sociedad actual sean prioridades. ¿Cómo ves tú el tema de la infancia y los libros? ¿Crees que a los niños de hoy en día les siguen interesando los libros?

Pues creo que hay de todo. Te hablo como librera ahora pero aquí veo que hay niños a los que les encanta leer, que son auténticos devoradores y luego hay otros que parece que vienen un poco arrastados por los padres. Que no sé yo si esta estrategia sea muy útil porque obligándolos yo creo que les crean más una fobia que otra cosa. 

Y luego lo que hay que destacar es que en general no son los niños los que eligen los libros. Lo habitual es que ni entren, que sean los padres o los abuelos los que elijan por ellos. Y ahí entra ya mi labor de asesorar y preguntarles por sus intereses, edad, etc.

 

A mí lo que me hace gracia es cuando los niños van a las librerías y eligen y los padres les dicen, no ese no.

Ya, eso también suele pasar, que parece que para una vez que eligen tampoco al final se les permite. 

 

En fin Aurora, ha sido un placer conversar contigo, muchas gracias y hasta pronto. 

 

Podéis encontrar más información sobre Aurora Ruá y su obra en su blog maldecap.blogspot.com

Esta entrevista se publicó en el Boletín n.º 49 de AEDA – Una geografía de cuento: de castillos y palacios


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar