Ester García es ilustradora y amante de los cuentos. Hemos aprovechado que ha ilustrado la postal de felicitación de 2021 de AEDA que tenía por lema ¡Que la vida nos pille contando! para charlar un rato con ella y saber un poco más sobre su trabajo.

Ester Garcia foto

 

¿Ester, cómo surge la idea de la ilustración de felicitación de año nuevo para AEDA?

Nace al amor de la lumbre, brota de los cuentos susurrados por la noche justo antes de dormir, en casa, al abrigo de mantas y edredones. De las narraciones a pie de calle, compartidas con vecinos, familias, amigos, desconocidos. De las historias que salen de las casas cual humo de las chimeneas y recorren aldeas, pueblos y ciudades, hasta encontrar a aquellos que quieran acogerlas.

 

¿Qué relación tienes con la narración oral de cuentos?

Tengo un estrecho vínculo con la narración oral desde la infancia temprana.  Mis padres siempre nos contaron historias a mi hermano y a mí, especialmente antes de dormir. Mi madre es maestra de Educación Infantil, por lo que en casa nunca faltaron los libros infantiles y tuvimos la suerte de tener una gran biblioteca. En ese ritual diario, que era sagrado, había hueco para la aventura, la invención, el miedo, la risa, el misterio... Nuestros abuelos también contribuyeron, contándonos cuentos tradicionales o relatándonos su vida y su juventud. Cosa que también hizo en muchas ocasiones mi padre, que atesora hilarantes y divertidas historias de cuando era pequeño, y posee una gran memoria. Así que todo eso se ha mantenido en el tiempo, y continúo amando la narración oral, escuchando y disfrutando cada vez que hay oportunidad.   

 

Cuéntanos un poco sobre tu trabajo.

Trabajo como ilustradora hace más de 10 años, principalmente en el campo editorial. Disfruto enormemente creando imágenes a partir de un relato interesante. Visualizando los escenarios, los personajes, la esencia, y tratando de imaginar un universo único para cada historia. Lo que más me llena de la ilustración como disciplina es su capacidad de generar emociones en otras personas, al igual que sucede con otras artes. La infinidad de posibilidades, la sorpresa, la búsqueda incesante. El encuentro con uno mismo.

Me gusta pensar que cuando trabajamos ilustrando libros, invitamos al lector a hacer una reflexión sobre la narración. A fijarse en los pequeños detalles, a sentir curiosidad. A preguntarse qué hay más allá.

 

¿Y en qué andas metida ahora?

Ahora mismo estoy terminando un álbum ilustrado, y trabajo en una colección sobre animales para pequeños, a parte de en varios encargos a más corto plazo. Cuando termine, querría tratar de seguir con varios proyectos personales que están en el cajón, y que me encantaría recuperar. También me gustaría mucho poder lanzar una tienda online con algunos originales y láminas, pues es algo que siempre he querido hacer. Espero tener tiempo este año, ojalá.

 

Cuenta-cuestionario:

¿Te contaban cuentos de pequeña? ¡Muchos!

Tu personaje preferido: El pequeño Nicolás.

Un buen lugar para escuchar historias: La mesa camilla, con el brasero.

El lobo es… El misterio.

¿Qué tres deseos le pedirías a la lámpara mágica? En estos tiempos que corren... ¡salud, equilibrio, y muchos cuentos para todos!

 

 

Puedes conocer más de cerca el trabajo de Ester en su blog o a través de sus redes sociales como @Estarsequieta (en Facebook, Instagram y Twitter).


Escribir un comentario