Empieza el curso escolar y con él llega una nueva edición del Boletín de AEDA. Para muchos septiembre supone un volver a empezar, para los que hemos trabajado en agosto supone seguir al pie del cañón y sacar fuerzas para arrancar la espada de la piedra, tirando del hilo de ese reciente estudio que dice que las leyendas del Ciclo Artúrico están inspiradas en Aragón y en la vida de Alfonso I el Batallador.

No promete éste ser un boletín divertido que ahonde en el arte del oficio, con excepción del primero y el último artículo, pero espero que ayude a mostrar esa parte de nuestro trabajo de la que a menudo hablamos entre nosotras como profesionales pero nos da pudor hablar fuera de nuestros encuentros. Probablemente porque es esa parte mundana y “obligatoria” ajena a la magia de los cuentos.

Recogemos cuatro artículos. En el primero de ellos, titulado La frágil magia de la narración oral en las bibliotecas públicas, Albano Hernández, el bibliotecario de mi barrio, responsable del Maratón “Una tarde de Cuentos” y gran aficionado al arte de contar cuentos, que se digna a tener una sección dedicada a la Narración dentro de la biblioteca, nos introduce en la realidad de la Narración Oral en las bibliotecas al tiempo que nos ofrece una visión de la presencia de la Narración en Aragón. Una realidad donde yo echo a faltar alguna Feria que muestre la labor de los diferentes agentes que trabajamos en la promoción de la lectura para que los programadores puedan manejar criterios más allá de los económicos y nosotros podamos enriquecernos del hacer de otros compañeros.

El segundo lo escribe la abogada Mª Asunción Jaime Sanjuan, experta en cuestiones relacionadas con aspectos jurídicos de la empresa y especializada en artistas y bajo el título Aproximación a la fiscalidad de los artistas como profesionales nos muestra qué hacer a nivel fiscal una vez tomada la decisión de desempeñar una actividad profesional en cualquier rama del ámbito artístico.

El tercero lo suscribe un servidor y lo he llamado El coste de ser narrador profesional. Sin ser un experto en la materia me he apoyado en mi experiencia como promotor y gestor de proyectos y en mis trece años como profesional de la Narración para intentar mostrar a los profanos los costes ocultos que hay detrás de una sesión de cuentos.

El último es una entrevista a Eugenia Manzanera, mujer, cuentista, persona radiante, payasa y tantas otras cosas que es mejor mirar la biografía en su web. Eugenia hace unos pocos días, para sorpresa de su familia pero no de sus compañeros, ha recibido el premio del Público en la Feria de Teatro de Castilla y León/Ciudad Rodrigo por su espectáculo Retahilando. Un placer y un lujo salmantino contarla entre los miembros de AEDA.

Para terminar os invito a echar un vistazo a la agenda de cuentos de este mes

Espero que lo disfrutéis y especialmente que os sea útil.

Salud y Cuentos.

 

Este  boletín n.º 45 ha sido coordinado por Mario Cosculluela


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar