“El único gran depredador que sobrevivió en la península Ibérica a las glaciaciones y a la presión de nuestra especie. El único que nos da miedo, aunque haya otros seres vivos invisibles mucho más amenazadores. El que ha puesto en peligro a nuestras ovejas y vacas desde que empezamos a guardarlas en rediles. El amo de la noche, en la que se mueve con soltura, frente a nosotros, criaturas visuales y diurnas”

Víctor Casas

 Boletin66
Ilustración de Elena Bardají

 

Son las diez de la noche, es septiembre, corre un viento suave y hay luna llena. Aquí estamos las tres: Tània Muñoz, Eugenia Manzanera y Sherezade Bardají. Sentadas delante del ordenador hablando por skype, riéndonos, apuntando ideas, descartando locuras y escribiendo el inicio de este boletín.  

Hace menos de cien años, en una noche así, tres mujeres cruzaban un bosque. Ni siquiera soñaban con que algún día podrían ver el rostro de un amigo lejano a través de una pantalla. Caminaban deprisa. Atentas al mecerse de los árboles, al ulular de los búhos, al aullido del lobo.

El eco de este aullido antiguo, casi extinguido en nuestro mundo de cemento, llega hasta esta noche y con él todas las preguntas que nos han traído a coordinar este boletín.

¿Seguimos teniendo miedo al lobo? 

¿Continúa el lobo presente en nuestro imaginario?

¿Tenemos un lobo dentro o quizás somos un lobo para nosotros mismos?

¿Preferimos tener piel de gallina o piel de lobo?

¿Quién no ha aullado a la luna?

¿Por qué se ha hecho vegano el lobo en las historias que contamos?

¿Negamos nuestro lado salvaje?

¿Es cruel el lobo?

Nuestro objetivo con “¡Que viene el lobo!” es contrastar perspectivas, plantear preguntas, establecer un debate acerca de la figura del lobo como animal mítico y real. Porque el lobo es el malo, el bicho, el que mata ovejas, pero también es el bobalicón a quien siempre engaña la rabosa, es el animal en peligro de extinción, el que corre libre y hiela la sangre de quien se lo encuentra.

Como la luna a la que aúlla, el lobo tiene varias caras y es por ello que hemos querido contar con las aportaciones de profesionales de diferentes ámbitos, que llenen de significado los aullidos del amigo canis lupus. Queremos desde aquí agradecer su colaboración desinteresada en la elaboración de este boletín y su generosidad en compartir sus conocimientos y experiencias alrededor del lobo.

Para empezar, os dejamos con el texto de Víctor Casas, El lobo: "Cuando se une lo simbólico y lo real en la tradición popular". Víctor es autor del más que recomendable documental “Que la noche es mía”, sobre la figura del lobo en la tradición oral del noroeste de la península ibérica. 

Y de los lobos que existen a los que desaparecen. Àgueda Vitoria, educadora ambiental y estudiante de antropología valenciana, ha investigado en archivos y majadas la presencia y desaparición del lobo en sus tierras. En esta ocasión nos habla en “Cambiar el cuento” acerca de la relación entre el lobo simbólico y el real.

Virginia Imaz, narradora, payasa y terapeuta, ahonda en "La loba: el arquetipo de la mujer salvaje" en la relación simbólica entre lobo y mujer a través de una reseña del conocido libro Mujeres que corren con lobos de Clarissa Pínkola Estés.

Precisamente como bióloga, escritora y ecofeminista, Concha López Llamas nos ofrece en una interesante entrevista, su visión sobre la relación entre el ser humano y el lobo

No podía faltar en este boletín la aportación de Eva Martínez maestra, formadora de formadores, terapeuta y la autora del libro Bajo la piel del lobo. Ella con su artículo "El llop que portem a dins" / "El lobo que llevamos dentro" nos invita reflexionar sobre el papel simbólico del lobo en la literatura tradicional. 

"Ver al lobo" es una hermosa reflexión de la contadora aragonesa Maricuela acerca de su relación con los lobos y el lugar que ocupan en su repertorio como narradora oral.    

Finalizamos de la mano de Anna Juan, especialista en literatura infantil, que nos acompaña en un paseo por el bosque de los libros, con su artículo "De lobos feroces, no tan feroces y sus subversiones: un (mini)recorrido por la figura literaria del lobo en la literatura infantil"

Son las doce y la luna llena brilla en el cielo. Las tres coordinadoras de este boletín nos despedimos, apagamos nuestros ordenadores. Tenemos una cita en lo más profundo del bosque. Sí, lo confesamos nos gusta encontrarnos con el lobo y correr con las lobas, aullar a la luna y tomarnos unas raciones de cordero a la salud de un tiempo pasado, de un tiempo presente, y por supuesto de un tiempo futuro. En cualquier caso esa, es ya otra historia...

Y si caminando a casa de la abuelita os encontráis con el lobo, recordadle que la agenda de este mes en AEDA viene cargadita de cuento y para celebrarlo, hemos invitado a algunos narradores y narradoras a que nos cuenten sus historias preferidas de lobos. Estad atentos, atentas, que este octubre va a ser un mes muy salvaje.

¡Aúúúúú!

El Boletín n.º 66 de AEDA ha sido coordinado por Sherezade Bardají, Eugenia Manzanera y Tània Muñoz

 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar