Muchas décadas llevan rodando los bibliobuses por las carreteras más recónditas de la geografía española de manera discreta, casi confundiéndose con el paisaje de la ahora llamada España vacía, como un servicio público que llega sin alharacas, un servicio que presuponen desde hace mucho quienes habitan las áreas más despobladas, en especial los mayores y la población infantil que se concentra en las escuelas rurales. Sin embargo, no por asumido es menos apreciado el bibliobús. En ello coinciden todas las personas que han intervenido en este boletín.

Los colectivos nombrados y otros a los que los bibliobuses también alcanzan, como los pobladores de áreas deprimidas de las grandes ciudades, que a veces se sienten un poco dejados de la mano de Dios por las administraciones, valoran un servicio cultural que se les ofrece prácticamente a la puerta de casa, así como la cercanía y el empeño de los bibliobuseros y las actividades de dinamización cultural que promueven y que ralean por esos entornos, como clubes de lectura o campañas de animación lectora para pequeños y grandes. 

 

Comenzamos con un artículo introductorio titulado “Bibliobús, la cultura que llega a la España vacía”, escrito por Elia Tralará, la narradora que coordina este boletín n.º 73. En él se destaca este papel cultural y revitalizador de los bibliobuses, al tiempo que se repasa su situación actual y su futuro con datos de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles (ACLEBIM) y entrevistas a varias personas que han trabajado o trabajan “a pie de bibliobús”. 

A continuación, Roberto Soto, presidente de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles (ACLEBIM) y Jefe de Sección de Coordinación de Bibliotecas de la Diputación de León ofrece su visión del servicio y explora la relación entre “Bibliobuses y narración oral”

Por su parte, Leticia Moya Torres, bibliotecaria en Manzanares (Ciudad Real) y “bibliobusera vocacional” habla de “Bibliotecas públicas, el pulso social y cultural del medio rural”, en un artículo con una segunda parte titulada “Corpus de literatura popular de tradición infantil de Castilla-La Mancha” , de César Sánchez Ortiz, Profesor universitario en la Universidad de Castilla la Mancha e Investigador principal del proyecto. En él se relata cómo se está desarrollando un proyecto que está en pleno desarrollo y que cuenta con los bibliobuses como aliados a la hora de recopilar, de boca de los mayores, la tradición oral manchega. 

Fuera de España también hay experiencias muy conocidas como el Biblioburro de Colombia o el Bubisher, el proyecto de bibliobuses y bibliotecas de la Comunidad Saharaui, al que dedicamos el artículo “Los hilos cortados de la memoria”, de Gonzalo Moure, vicepresidente de la Asociación Escritores por el Sáhara Bubisher. También hemos reservado un espacio a otro proyecto con una trayectoria más corta pero cuya labor en la India está siendo muy notable, es el “Bibliobús Anantapur: un sueño en marcha” y sobre él nos habla Begoña Martínez Palomares, del equipo Bibliobús Anantapur 

Por último, otra modalidad de biblioteca ambulante en el ámbito escolar. Se trata de una iniciativa pequeñita pero que rebosa de imaginación: los “Carritos viajeros”, que transportan de aula en aula los libros dentro del CRA Cabu Peñes de Asturias. Paula Escudero de la Fuente, coordinadora de la biblioteca y promotora del proyecto nos ofrece todos los detalles en el artículo titulado “Hay lugares donde solo un libro te llevará”.

 

A las puertas del verano, seguimos teniendo sesiones de cuentos para todo aquel que quiera escuchar. Echad un vistazo a nuestra agenda de junio.

Este boletín n.º 73 ha sido coordinado por Elia Tralará


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar