La gente que narramos, por lo regular, adoramos lo monstruoso. Sabemos lo poderosa que puede llegar a ser una historia que cuenta con su cuota de monstruosidad. El impacto que tiene en el auditorio. Y es que monstruos y monstruas son algunas de las figuras principales de los cuentos, las leyendas y los mitos más antiguos de la humanidad, pero también de muchas novelas, películas y comics actuales. ¿De dónde procede esa antiquísima fascinación que ejerce lo monstruoso sobre los seres humanos?

Este boletín propone un acercamiento a algunas posibles respuestas a esta pregunta. Dejar constancia, sin embargo, que el tema da para más. Para mucho más.

En la asociación AEDA contamos con una monstruóloga de lujo, se trata de la narradora Ana Griott, escritora e investigadora que firma, como Ana Cristina Herreros, un buen número de recopilaciones de historias de la tradición oral de diferentes lugares del mundo. Ella es la autora de “Libro de Monstruos Españoles”. Este boletín abre con su artículo “Lo monstruoso”, que constituye realmente un marco de referencia y toda una guía de viaje. El monstruo como quien muestra. Como la sombra. Como lo deforme. Como lo híbrido, mutación entre lo animal y lo humano. El monstruo como el otro. Ese otro que viene de fuera, de lejos y despierta nuestros prejuicios. Y dentro de lo otro, la mujer, lo femenino.

El segundo artículo es obra de Irene Henche, conocida y reconocida en el gremio de la narración oral por el desarrollo del psicodrama simbólico donde en un contexto terapéutico aúna la sabiduría del psicodrama y del simbolismo de los cuentos de hadas. Irene Henche ha publicado recientemente el libro “El regalo del Lobo. Psicodrama Simbólico y Cuentos de Hadas”, cuya lectura recomiendo vivamente.  En el libro, tanto como en el artículo con el que colabora en este boletín, “La sombra en los cuentos de hadas”, aborda el encuentro con lo monstruoso como la necesidad de ampliar nuestra conciencia y de poder mirar algo que no queremos ver.

El tercer artículo corre a cargo de Marian C. Rodríguez, antropóloga a quien ya había pedido colaboración con anterioridad para otro boletín de AEDA porque me encanta su mirada lúcida y provocadora. En su inquietante artículo “El otro monstruoso y el lado oscuro de la narración”, esta investigadora nos previene del lado oscuro de la narración, del poder de las narrativas del odio, para deshumanizar al otro y convertirlo en un monstruo.

En el cuarto artículo de este boletín, otra compañera de AEDA, la narradora oral y escritora Paula Carbonell nos comparte un inventario de “Criaturas inquietantes”. Se ha focalizado únicamente en las que más se nos parecen a los seres humanos y las ha clasificado en: criaturas monstruosas y/o maravillosas antropomorfas; criaturas que a veces se transforman y parecen gente; y los seres híbridos, medio animales, medio humanos.

Por mi parte, yo he querido ahondar en lo monstruoso desde una perspectiva de género. En mi artículo “Las monstruas”, reflexiono en voz alta, cómo en un sistema heteropatriarcal, donde el imaginario simbólico está profundamente colonizado, lo femenino representa la máxima “otredad”.

Confío en que la lectura de este boletín os resulte tan atractiva como inquietante y os invitamos a saber más, también sobre lo monstruoso, acudiendo a las citas de las sesiones de los cuentos contados de viva voz agendadas para septiembre en nuestra web.

Este Boletín ha sido coordinado por Virginia Imaz Quijera.


Escribir un comentario