El Festival de cuentos del viento está organizado por Sandra Cerezo Alemán en colaboración con el Ayuntamiento de Conil de la Frontera y el apoyo y calor de los compañeros de la Cháchara Cuentos (Marco Flecha y Ángeles Fernández). Además, el Festival se autogestiona con recursos propios y colaboradores públicos y privados que lo hacen posible, así como con la colaboración de todos los narradores y artistas que han participado y se han implicado en cada edición. 

La historia del Festival de Cuentos del Viento comenzó una mañana de junio de 2018, cuando el nombre del festival se despertó en mi cabeza de forma repentina y vi el camino para comenzar un proyecto soñado. Hablé con el Ayuntamiento de Conil para buscar un apoyo público solo de logística y publicidad y todo fue fluyendo con voluntad, mucho esfuerzo e implicación personal. A partir de este momento el proyecto fue cobrando vida y dando también sentido a este lugar donde me había venido a vivir hacía dos años. 

La playa del Palmar, entre Conil y Caños de Meca, paraje natural, lleno de gentes de diferentes partes del mundo, músicos, artistas y artesanos. Un lugar que vive para el turismo, donde todo se convierte en música y diversión. Una costa peculiar, silenciosa y solitaria en invierno y sobrehabitada en vacaciones. Un lugar de paso, que con el atractivo de su belleza, ha hecho que muchos quieran quedarse, a pesar del viento. 

El viento, que tiene tanta fuerza que  todo lo trae y todo se lo lleva.

CuentosViento22

Y es precisamente el viento el que lo salva de la masificación y que hace que aún sea un paraje natural no apropiado para las grandes construcciones, por eso resiste y aún puede ofrecernos lo más salvaje y virgen de las playas de España.

El Faro de Trafalgar (antiguo templo de Isis) y la cercanía de África nos recuerdan las continuas afluencias culturales que han pasado por aquí desde hace siglos, aunque muchas ciudades y poblados hayan quedado enterradas bajo la arena. Sin olvidar que Caños de Meca era un lugar de peregrinaje antiguo para rememorar a la “Meca” y que Vejer de la Frontera esta hermanado con Chefchaouen. 

En cambio, y a pesar de todo esto, que ya es en sí mismo de cuento, la Costa de la Luz en Cádiz en esos momentos no tenía apenas propuestas de narración oral, al menos tal y como la conocemos en otros lugares, solo las programadas por la Diputación en su Área de Cultura, fundamentalmente para niños en las bibliotecas. Los pocos narradores de la zona se habían marchado o estaban desperdigados. El antiguo Festival de Narración de Cádiz había desaparecido. Y, por otro lado, Cádiz ha hecho de las historias vivas una fiesta popular donde  las anécdotas, las historias y los romances están instauradas con vida propia en el carnaval, en la calle y en lo cotidiano con multitudinaria participación.

Cuando me vine a vivir a la playa de Vejer de la Frontera, después de participar durante 9 años en la organización del FINOS (Festival Intercultural de Narración Oral de Sevilla), me faltaban cuentos, cuentistas y narradores. Pero no solo me faltaban a mí, en general faltaban. Faltaba la cultura de la narración. La cultura de la escucha tranquila. Los cuentos para adultos. El cuento sencillo. La palabra mínima. 

Ocurrió también que llegó a mí, por diferentes motivos personales, un espacio para compartir y donde poder acoger invitados.

Por estas razones y con el apoyo de Marco Flecha, decidí comenzar el proyecto del Festival de Cuentos del Viento, un festival de otoño dedicado a los lugareños.

El festival tiene como principal objetivo crear y consolidar público, sobre todo público adulto. Y, para ello, necesitaba comenzar siendo festivo y en gran parte gratuito, e ir cogiendo fama poco a poco desde la calle. Dar a conocer la narración oral a través de una experiencia positiva con los cuentos, creando confianza.

El Festival de Cuentos del Viento tiene también como objetivo crear un espacio de transmisión cultural a través de la palabra narrada, la música, la naturaleza, la gastronomía y las artes. Un espacio interdisciplinar donde compartir cuentos y experiencias. Una convivencia pública donde dar visibilidad a los cuentos, a los narradores, a los escritores de cuentos, a los ilustradores, a las librerías y a los artistas de la zona. El festival es una forma de recuperar y potenciar el  espíritu de la narración oral en la provincia de Cádiz y de dar voz a todo el quiera acercarse a contar un cuento.

El Festival de Cuentos del Viento tiene varios pilares:

  • Una sala privada para abrir el festival con una sesión de cuentos para adultos, que varía cada año.
  • Los colegios de la Janda (Conil, Vejer y Barbate)
  • La Biblioteca de Conil de la Frontera.
  • La sala de la Sal: (escenario interior) Cuentos para familias y adultos
  • La Plaza Santa Catalina de Conil: Un día festivo de cuentos desde la mañana a la noche, donde hay mercado creativo con artesanos, comidas del mundo, librerías, música en directo y un escenario exterior lleno de actividades de narración: Cuentos ilustrados, espectáculos familiares, sesiones compartidas de cuentos y, por su puesto, micrófono abierto para la participación espontánea del público. Además el día finaliza con una ruta de cuentos por Conil de la Frontera que comienza en el antiguo Cementerio de la Chanca y termina en el mar, en lo alto del Parque Atalaya, junto a la estatua de los pescadores. Una ruta que va desde la oscuridad a la luz.
  • Un cierre del Festival en una localidad diferente cada año.

El festival ha llegado a su quinta edición, pasando por una tercera edición invisible que se hizo desde la radio, hermanando los colegios de la Janda con Senegal en un concurso de cuentos del viento.

La primera edición parecía imposible, la quinta edición es un sueño cumplido. 

Los narradores que participaron en el primer festival fueron: Carolina Rueda, Momi Ogalla y Juan Gamba. También han pasado por aquí Ana Griot, Marcela Romero, Nelson Calderón, Pep Bruno, Carloco, Pepe Maestro y, por su puesto, Marco Flecha y Ángeles Fernández de la Cháchara Cuentos, y yo misma, Sandra Cerezo Alemán. 

Este año 2022 el viento nos trae a Aldo Méndez, Elia Tralará y Maricuela.

Los ilustradores locales que han participado en el diseño de los carteles en las diferentes ediciones  son: Lola Miralles, María Gil, Tessa y Didi Rodán.

Los Colaboradores  incondicionales del Festival son: Liz (Mercado creativo), Lola Jiménez , Juanjo Palacios, Ingrid Teissere, Irene Conesa, Lucia Carabaza y Thomas Irnberger.

Además, este año se han acercado al festival escondidos y antiguos narradores gaditanos como Juanjo Merapalabra y El Poti.

El nombre del Festival de Cuentos del Viento no es solo un homenaje a los fuertes vientos de levante que hay en esta zona, también es una llamada a los cuentos, para que vengan hasta aquí desde muchos lugares lejanos, una llamada al cambio, para poder cambiar de fórmula o lugar si es necesario, es una invocación a la fuerza del viento, una toma de conciencia de que nada es para siempre y es un deseo de volar con la palabra.

Más información del festival en este enlace.

 

Sandra Cerezo Alemán


Escribir un comentario