El artículo señala el deficit que existe en España en oratoria y da claves y pistas para mejorar el discurso en público.