El artículo reflexiona sobre las carencias de los ejecutivos españoles en la comunicación oral y comenta diversas alternativas para la formación en la materia.